BIENVENIDOS


jueves, 24 de septiembre de 2009

BELÉN

He aquí, una nueva sabiduría que os comparto...


¡Belén, Belén! Gritaba doña Mariela llamando a su hija. Su marido le decía que se calle mientras el hijo menor preguntaba por enésima vez quién carajo es Belén.
Y esto había sido todos los santos días desde que se levantaba hasta que se acostaba durante los últimos doce años.
Una mañana, doña Mariela ya no llamo más a Belén. Su marido la encontró recostada en la silla del jardín con las moscas como única compañía y una sonrisa en los labios.

Había encontrado a Belén…

2 comentarios:

  1. Anónimo2:05 p. m.

    ay no que triste !!!!muy bonito

    ResponderEliminar
  2. El cuento podría haber dejado más intriga en el lector, digo yo, claro que la personalidad de Belén queda como interrogante, pero creo que al cuento le falta un poco de espesor, cielo.

    ResponderEliminar