BIENVENIDOS


viernes, 2 de octubre de 2009

MIGRAÑAS

He aquí, una nueva sabiduría que os comparto...

Imposible no ver el día llegar a ser noche,
Imposible no ver el fin de cada hora,

Imposible ver las hojas caer en otoño y no desear que te mueras con ellas.
Imposible…


Qué mala se había vuelto la vida, pensaba Tania, sobre todo en casa; tanto que trataba de llegar cada día más tarde, (no llegar sería demasiado) pero ella sabía que tarde o temprano su karma era verla día a día, noche a noche y escucharla; eso le acrecentaba las migrañas que ya no daban tregua… ella misma así lo había elegido.

Qué error.

Ahora quisiera estar sorda para no escuchar a Lorena; sus quejas, sus reproches. Cada día es lo mismo; ya no había cómo cenar sin oírla hablar, cuchichear, respirar; ahora mismo la esferográfica con la que terminaba un crucigrama bailaba entre sus dedos deseosa de incrustarse en sus propios oídos solo por no oírla más. La migraña estaba a punto, la veía venir, la sentía llegar como una pesadez que poco a poco le daba la sensación de irle hinchando el ojo derecho.

Y Lorena que aún callada era una molestia.
Su sola presencia era un ruido insoportable que hería su cerebro talvez más aún que las propias migrañas. Ojala fuera posible pararlo, si hubiera una forma de acallarlo...

Una tarde tuvo que volver temprano a casa, por la migraña.

No, si es que ella lo ha dicho cada vez que le han preguntado sobre el hecho: las malditas migrañas tuvieron la culpa de todo; pero, no hay quien lo entienda.

Tania solo quería dormir, tomarse una de esas pepitas mágicas llenas de paracetamol que le quitaban hasta la voluntad y la enviaban a la cama, muriendo durante un par de gloriosas horas, para todo el mundo. Pero no, Lorena debía empezar con lo suyo.

¿Qué no era más fácil comprender que necesitaba descansar?
Empezó: ¡Que si la casa, que si el empleo, que si el negocio! … Lori, más tarde hablamos, si.
¡Que si ya nunca la escucha, que si ya están juntas es por gusto! … Por favor se me parte la cabeza.
¡Que si esto, que si lo otro!… ¡Sólo déjame descansar! ¡¿Qué no lo entiendes?! ¡¿Por qué no lo comprendes?!
Quizá por la migraña, quizá porque ya estaba harta, o por ambas cosas; Tania perdió la paciencia mientras la tomaba por los hombros y la zarandeaba, empujándola.
Tal vez, si lo hubiera comprendido...

Mientras caía por el balcón, Lorena pensaba que tal vez debió hacerle caso a su madre cuando le decía “Cásate hija, para eso somos las mujeres y los hombres están para complacernos en todo. Otra mujer nunca te dará lo que nosotras necesitamos” Ahora ya era tarde.

Quizás era su culpa, quizás si tan solo se hubiera callado solo esta vez; si tan solo hubiera esperado a que se le quite la migraña, tal vez…

Aquella pequeña avenida es tan poco concurrida que tardaron casi una hora en darse cuenta que una de las “primas” del 11-b se había venido balcón abajo.
Arriba, la otra ya dormía gracias a las pepitas mágicas que la alejaban plácidamente de todo.

Afuera, mientras los vecinos se iban aglomerando alrededor del cadáver de la joven, su sangre se había mezclado con las hojas que caían de los árboles.
Era otoño.


9 comentarios:

  1. Anónimo1:12 p. m.

    LO BUENO DE ESCRIBIR ES HACER QUE LOS DEMAS SIENTAN LO QUE TRATAS DE TRANSMITIR... SENTI DOLOR. ME HA ENCANTADO SIEMPRE LO QUE ESCRIBES, SIEMPRE ES: SIEMPRE.
    TE AMO AMIGA. TU HADA AMANTE DE LA SANGRE, LA UNICA FANATICA DEL SEMENTERIO Y DEL FRIO EN LOS PIES. BESOS.

    ResponderEliminar
  2. oye escribes muy bien... no habia comentado porque queria tener tiempo suficiente y animos de lectura para poder sentir loq ue estaba frente a mis ojos

    y lo logre

    hasta me dolio la cabeza jejee

    ResponderEliminar
  3. YO he SUFRIDO de migrañas y parte de lo que dice alli es cierto duele tanto la cabeza que una no desea ver, oir,y menos oler nada solo estar en un sitio oscuro y tranquilo porque la luz me molesta demasiado t tomarme unas pastillas no me han servido de nada lo que mas me funciona es una infucion de una planta q poseo en mi casa al rato me produce el vomito porque me oxigena el cerebro y alli despues si funcionan los calmantes, y lo que provoca es matar a quien te molesta y no te deja tranquilo cuando tiene uno ese malestar, la historia me afecto algo porque me la imagine por completo....

    ResponderEliminar
  4. Nada que unos buenos chochos no puedan solucionar

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:41 a. m.

    Ese comentario bajo el pseudonimo de Inner no se ajusta a su estilo literario.
    Será algún Troll que frecuenta el lugar.
    Saludos.
    Tiberio

    ResponderEliminar
  7. hola, bellatrix

    soy inner, el verdadero, con mi nick registrado en blogger

    el de la pregunta sobre el anal no soy yo, ok?

    parece mentira k caigas en esas trampas

    un saludo

    ResponderEliminar
  8. AH!
    EXCELENTE ENTRADA
    ESCRIBES MUY BIEN... ^^
    ME ENCANTO!!

    BESOS ENORMES
    que estes bien

    ResponderEliminar